Cómo respira el tiburón | Respiración del tiburón

Para nadie es un secreto que los tiburones son peces, por lo que son animales acuáticos que respiran a través de branquias. Estos ejemplares destacan por encima de muchos otros debido a la complejidad de su organismo, siendo de gran fuente de estudios. A continuación, apunta cómo respira el tiburón y conoce el asombroso sistema de respiración de los escualos. 

Cómo respira el tiburón: Sistema respiratorio

Respiración de los tiburones

El tiburón, al igual que la mayoría de los peces, respira mediante branquias. Estos órganos equivalen al funcionamiento de los pulmones humanos. Cuando el agua pasa sobre las membranas, minúsculos vasos sanguíneos extraen el oxígeno. Estas  branquias están descubiertas, es decir, sin opérculos o estructuras que funcionan como tapa, lo que deja a los tiburones en desventajas.

Los opérculos permiten a los peces filtrar el  agua por las branquias cuando están  quietos. No obstante, los tiburones al no poseer este elemento, necesitan nadar constantemente para poder pasar el agua por sus rendijas branquiales y obtener el oxígeno. Por lo tanto, puede afirmarse que hay tiburones que mueren si no se están moviendo.

Por otra parte, algunos tiburones pueden perdurar apoyados sobre el fondo marino quietos sin morir. Esto se debe a que manejan un sistema alterno para pasar aire por las branquias donde abren y cierran la boca para expandir la faringe. De esta manera, pueden absorber agua y empujarla hacia las branquias.

Características de la respiración en el tiburón

Características de la respiración de los tiburones

La forma cómo respira el tiburón obedece a un sistema simple que determina su supervivencia. Por ello, al describir este sistema en los escualos, conviene destacar algunas características generales, tales como:

  • Las branquias son filamentos largos que se encuentran a lo largo de unas estructuras de cartílago, llamadas arcos branquiales. Un tiburón puede tener entre 5 y 7 pares de arcos branquiales.
  • Cada arco branquial está formado por estructuras que  imposibilitan el paso de alimento y otras partículas. El tamaño de las aberturas branquiales es diferente según el hábitat de cada especie y el tipo de tiburón.
  • El tiburón asegura de que las branquias estén bien ventiladas, manteniendo el flujo de agua. Algunas especies dependen del nado con la boca entreabierta. Otros poseen agujeros detrás de los ojos llamados espiráculos, orificios que permiten la toma de agua incluso cuando la boca se cierra.
  • La respiración del escualo ayuda a oxigenar la sangre. Este proceso ocurre por un intercambio gaseoso ocurrido en las branquias, donde a través de las arterias, dirige la sangre a todas partes del cuerpo, incluyendo órganos y músculos.

Por otra parte, los tiburones poseen un sistema de contracorriente que hace posible que la sangre fluya en reversa al agua que cubre las branquias. De esta manera, se garantiza mayor oxígeno en la sangre y así mejor movilidad. Por ello, cuanto más rápido es el movimiento del tiburón, mejor es el proceso de respiración.

En conclusión, para quienes se preguntan cómo respira el tiburón la respuesta sencilla es a través de branquias. Estas capturan el oxígeno, lo dirigen hacia la sangre y de allí al cuerpo. Un sistema sencillo, pero maravillosamente estructurado.