Ataques de tiburones | ¿Cómo son y cómo defenderse?

¿Sabías que de las 140 interacciones con tiburones reportadas, solo 5 fueron mortales? A diferencia de lo que se piensa, los ataques de tiburones no son comunes. Sin embargo, de solo pensar en sufrir uno al disfrutar de los mares, puede ser causa de gran ansiedad. A continuación, toma nota de cómo son estos ataques y las recomendaciones para defenderse.

¿Cómo son los ataques de tiburones?

Los ataques de tiburones

Los ataques de tiburones no tienen nada que ver con lo que se ha presentado en series animadas o en películas. Son estas las que precisamente han generado un miedo colectivo a los escualos, llegando a considerarlos un enemigo. Sin embargo, en estos ataques se debe tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  • Las dimensiones del tiburón, el lugar del ataque y la especie son elementos dignos de considerar en un eventual ataque. No es igual el ataque de un tiburón martillo al de un tiburón tigre, aunque el resultado tenga un desenlace mortal.
  • Los tiburones prefieren las aguas frías y casi siempre atacan al anochecer o al amanecer, lo que puede condicionar la agresión.
  • En su mayoría, los ataques de tiburones son por sorpresa, es decir, el tiburón es un cazador que le fascina tomar la presa desprevenida. Por lo tanto, un objetivo de movimiento lento tendrá mayores posibilidades de sobrevivir que otra de mayor velocidad.

Los ataques de tiburones solo propician seis muertes al año y por apreciación científica, se infiere que, si atacaron al humano, lo hicieron por confusión. Se piensa que le temen al hombre y de todas las clases de tiburones que se conocen hasta la fecha, solo 20 han agredido a personas.

¿Cómo defenderse de un ataque de tiburón?

Cómo defenderse de ataques de tiburones

En zonas donde la presencia de estos escualos es muy frecuente, como Estados Unidos, saber defenderse de un ataque de tiburón puede ser de gran ayuda. En primer lugar, debes saber que a estos no le interesa la carne humana, por lo que mantener la calma es lo correcto. Luego, ten en cuenta estos consejos:

  • Puedes observarlo directamente sin darle la espalda y esperar pacientemente que se vaya. Hacerte el grande puede ayudar.
  • Si el tiburón está nadando en zigzag, debes esperar un ataque inminente. Si no puedes huir, busca golpearlo con lo que puedas en los ojos o en la nariz. Son las partes más sensibles de este depredador.
  • En caso de encontrarte con un bebe tiburón, lo mejor es huir y salir. Evita entrar sangrando al agua, así como las zonas de pesca masiva. No existe riesgo de ataques de tiburones en la orilla del mar, por lo que hasta la fecha es un marco seguro.
  • Si te apasiona el buceo no lo hagas en solitario, es poco probable que un tiburón ataque a grupos de individuos.
  • Por nada del mundo te hagas el muerto, si después de un ataque te haces el muerto, el creerá que ganó y empezará a masticarte.

En resumen, no hay porque temer los ataques de tiburones. En primer lugar, es muy poco probable que ocurran, se pueden tomar medidas previsivas para evitarlos y, en el peor de los casos, puedes defenderte.